+34 932 540 160 info@ermevents.es

En el último post sobre la historia de Lancia Stratos dejamos a Cesare Fiorio con la boca abierta delante del stand de Bertone en el Salón de Turín de 1970. Por aquel entonces Fiorio solo contaba con 31 años pero ya se había labrado un excelente reputación tras 7 años y ahora responsable del equipo de Rally de Lancia HF Squadra Corse y sus éxitos conseguidos con el Flavia y el Fulvia.

Las cosas se habían puesto difíciles en el mundo de los rallyes con los Porsche y los Renault Alpine por lo que era la hora de “jubilar” a los Fulvia de tracción delantera que ya no era capaz de hacer frente a los recién llegados. Su proyecto consistió en versionar este Stratos en un modelo de producción montando las 500 unidades necesarias para su homologación como Grupo 4. Sería un coche desde cero, pensado por y para esta competición algo hasta ese momento jamás nunca hecho.

Stratos 1973-1974Así llegamos hasta el Lancia Stratos HF prototipo para la versión de producción. En un principio, los dueños de Lancia, el Grupo Fiat eran muy reacios y no querían saber nada del tema hasta tal punto de no dejar pasar a Nuncio Bertone con el prototipo a la central del grupo en Turín. Para Bertone no hubo problema, el HF era tan bajo que no fue necesario que levantaran la valla y pasó directamente por debajo. Tras un gran debate Nuncio y Fiorio consiguieron convencer a los directivos. Éstos al final lo vieron como una oportunidad de colocar los excedentes del recién fallecido Ferrari Dino 206 cuyos motores de seis cilindros fueron a parar al Stratos.

Así fue como Gandini unió fuerzas a Cesare Fiorio y Gianpaolo Dallara para la creación del futuro coche de producción. El resultado tras un año de trabajo fue el Stratos HF prototipo con carrocería de aluminio naranja fosforescente, motor V6 transversa de ferrari y caja de cambios ZF desechando la idea de Gandini de montar el V4 de Lancia preparado por Abarth.

Stratos Rally Version 1972-1975Al estar pensado desde el principio como coche de carreras su diseño contó con capós delantero y traseros de una sola pieza, extraíbles facilitando así el servicio de asistencia, suspensión regulable y adaptable tanto para asfalto como para tierra o nieve sin perder un segundo. Incluso el arco de seguridad formaba parte de la estructura del coche e incorporaba en las puertas espacio para los cascos de piloto y copiloto. Además contaba con un parabrisas panorámico con la mayor visibilidad posible. Aunque se presentó en el Salón de Turín de 1971 el Stratos no fue funcional hasta su segunda presentación en 1972.

Tras varios refinamientos y pruebas de todo tipo pero pocos cambios respecto al prototipo, el Stratos estaba listo para pasar a producción a mediados de 1974. Las carrocerías corrían a cuenta de Bertone que las hacía en Grugliasco para mandarlas luego a las instalaciones de Lancia en Turín donde eran ensambladas. Con el monocasco de acero, las estructuras suplementarias en ambos extremos dando soporte a la suspensión, la carrocería en fibra de vidrio, el motor V6 de Ferrari de 2,4 litros en central trasera transversal y una caja de 5 velocidades el Stratos de producción ofrecía 190 caballos y el alcanzar de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos con una velocidad punta de 233 km/h. Impresionante.

StratosAntes de su versión definitiva la versión de carreras del Stratos ya hizo sus pinitos en el Grupo 5 corriendo como prototipo para afinar los pequeños fallos previos a su homologación en Grupo 4. Tras varios abandonos por problemas en la suspensión el Stratos se volvió a dejar ver por España ganando al fin el Rally Firestone de 1973 y un mes después en la Targa Florio donde alcanzó la segunda posición a manos del piloto Sandro Munari. Era un coche complicado, había que aprender a sacarle partido.

A partir del 74 la historia ya es sabida por todos. Tras su homologación en Grupo 4 Lancia empezó a acumular los títulos de constructores tres años seguidos (74,75,76) dominando a placer con varios dobletes, tripletes e incluso una cuarta victoria consecutiva en Montecarlo.

Pero todo tiene un fin y en 1977 Fiat decidió dar carpetazo al Stratos y beneficiar a su Fiat 131 Abarth en busca de un beneficio comercial con sus ventas. Eso no frenó al Stratos y en manos independientes se siguió presentando hasta caducar su homologación en 1982 y consiguiendo aun importantes victorias.

El escaso número de unidades construidas (las cifras bailan según la fuente alrededor de las 500 unidades), su carácter y diseño revolucionario y el haber sentado las bases de la idea de un Grupo B de rallyes hacen del Lancia Stratos toda una leyenda.

Actualmente podemos verlos en eventos de clásicos como ClassicAuto Madrid y tantos otros donde sigue llamando la atención de las nuevas generaciones amantes de la velocidad. Recordad que en ClassicAuto Madrid 2014 rendiremos tributo a los coches de Rally de Lancia y por supuesto, el Lancia Stratos no faltará a la cita.