+34 932 540 160 info@ermevents.es

Descapotables básicos como: Citroën Mehari, Austin Mini Moke, Fiat Barchetta, Mazda MX5 o Volkswagen Golf Cabrio viven su segunda juventud en el mercado, debido al interés creciente mostrado por los automovilistas, fundamentalmente aquellos que se mueven en el Arco Mediterráneo. Estos automóviles con capotas abatibles y más de dos décadas de vida han sido los referentes del último verano para automovilistas con edades que van desde 30 hasta 55 años, con un crecimiento de su cotización de casi el 10 por ciento, hasta alcanzar un precio medio de 11.500 euros. 

Las razones son fundamentalmente de carácter práctico, además del toque nostálgico y del auge de la moda vintage. Son automóviles que ruedan sin problema a velocidades tranquilas, lo que permite ajustarse a las limitaciones cada vez más extendidas en las vías de circulación cercanas a las costas. También facilitan una conducción relajada durante los meses templados, que se prolongan cada vez más, y tienen un tamaño reducido, por lo que se pueden aparcar con más comodidad.

El líder indiscutible de ventas en este mercado en pleno desarrollo sigue siendo el Mazda MX5, seguido a distancia por los Volkswagen Golf Cabrio y los Fiat Barchetta. Los modelos más antiguos, Citroën Mehari y 2 CV, Mini Moke o Alfa Romeo 2000, “Duetto”, son perseguidos por los inversores debido al gran recorrido al alza de sus precios en los años venideros, concluye ERM Events.

Los descapotables genuinos, sin complicaciones técnicas de ninguna clase, desbancan claramente a los modelos más recientes en este “redescubrimiento” del placer de conducir al sol. La buena marcha de las ventas en los dos últimos años es tan llamativa que propicia la recuperación de vehículos olvidados durante muchos años en garajes y aparcamientos, trabajo que suele exigir un desembolso de cierto nivel.

Uno de los socios fundadores de ERMEvents, Héctor Ribas, confirma el auge de los descapotables “entrañables” en las costas españolas y en el mercado: “Es el efecto lógico de una maduración en los gustos de los automovilistas. El coche con capota abatible ha sido siempre un producto aspiracional, casi impensable cuando se buscaba el máximo de funcionalidad. Los tiempos han cambiado, ahora es posible darse un capricho, ponerse al volante de un coche sin techo durante unos cuantos meses al año y disfrutar de la Naturaleza en directo. Esta tendencia ha llegado para quedarse”.

Las previsiones de crecimiento del mercado de estos descapotables “veteranos” para 2018 siguen siendo muy positivas, confirmando esta nueva tendencia. Las cotizaciones seguirán la misma línea ascendente y podrán subir hasta un 12 por ciento de media.