+34 932 540 160 info@ermevents.es

La revalorización de los clásicos contrasta con la depreciación de los nuevos de hasta un 20 por ciento cada 12 meses. Presentamos algunas claves para invertir.

Conducir a diario un coche clásico, con más de un cuarto de siglo y un buen historial a sus espaldas, es más rentable, y reconfortante, que moverse en un automóvil de última generación. El precio de los automóviles clásicos más populares está aumentando cada año un 11 por ciento, frente a la depreciación de los nuevos, según ha comunicado ERMEvents con motivo de la inauguración del Salón ClassicAuto, que va a celebrarse en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo madrileña este mismo fin de semana.

Un coche clásico popular, desde un Mini Cooper hasta un Volkswagen Golf GTI, cuesta ahora mismo hasta un 300 por ciento más que hace un cuarto de siglo, según confirma ERMEvents en su último estudio del sector.

El mercado español de vehículo de ocasión ofrece más de medio centenar de coches de 20 marcas con precios competitivos, aunque en pleno despegue, que son tan eficaces en la conducción cotidiana como el día de su lanzamiento. Dichos “clásicos del futuro” son inmunes a las depreciaciones sufridas por los automóviles nuevos, que pierden el 20 por ciento de su valor inicial nada más atornillar las placas de matrícula en la carrocería.

Un Golf GTI 16V del 84, por el que se pagaban poco más de 600 euros, 100.000 pesetas de la época, en el mercado de ocasión de 1992, supera ahora los 3.000 euros, mientras que una versión descapotable de un GTI del 92 se acerca ya a los 6.000 euros, indican los responsables de ERMEvents. Información extra en www.classicautomadrid.com

El temor de los usuarios habituales de clásicos a no encontrar una pieza específica ha desaparecido. Cada día hay más empresas especialistas en repuestos “vintage”, como se comprueba en los recintos específicos dispuestos en Salones como ClassicAuto, que abrirá en el Palacio de Cristal de Madrid del 23 al 25 de febrero.

El mejor ejemplo de este escenario lo proporciona Héctor Ribas, socio fundador de ERMEvents: “La proliferación de especialistas en repuestos de automóviles veteranos es una realidad a nivel mundial y se ilustra bien con una anécdota. La familia argentina que está dando la vuelta al Mundo en un venerable Graham Paige de 1928, presente en la edición 2017 de ClassicAuto, tuvo una avería grave en la transmisión durante su ruta por África el año pasado. Internet y dichos especialistas resolvieron el problema a un coche con casi 90 años de vida, cuando nadie lo esperaba”.

Se confirma ya una tendencia clara entre automovilistas expertos: quieren disfrutar al volante de los coches de su juventud, de los coches que decoraban los cuadernos de estudio y las paredes de sus habitaciones. La curva de revalorización de dichos clásicos estimula dicha tendencia, situándose ya por encima de la gráfica de devaluación de un coche nuevo sin proyección de futuro.

50 claves para invertir

La lista de clásicos, con más de 25 años, y de coches que superan los veinte años, pero muestran ya un gran potencial de revalorización, los conocidos como “YoungTimers”, incluye 20 marcas populares. Son los automóviles más preciados, los que incrementarán fuertemente sus precios en los próximos años, según la veintena larga de especialistas que impulsan ERMEvents:

–              Alfa Romeo, con turismos como los Alfa 75 o 155 con motores de 6 cilindros en V, o los coupés GTV, de cualquier época, con mecánicas de más potencia

–              Audi, con su A2 hecho en aluminio y los Audi 80 coupé o cabrio

–              BMW, con toda la serie 3, especialmente en carrocería dos puertas, con los coupés serie 8 y con los Z3 de primera generación, que disparan sus precios con carrocería cerrada

–              Chrysler, con su PT Cruiser, un clásico desde su lanzamiento

–              Fiat, con el Coupé, con el descapotable Barchetta y con el monovolumen más singular, el Multipla, que capitaliza así su inclusión como objeto de arte en el Museum of Modern Art de Nueva York, el MOMA.

–              Ford, con sus Sierra Cosworth y 4×4 y sus Escort Turbo de última generació

–              Honda, con sus Civic, siempre de moda, y con su peculiar S2000, un descapotable radical

–              Jaguar, con sus coupés y cabrios XK

–              Lancia, con todos los Delta, con los Thema V8 Ferrari, con los Thesis y con los coupés Kappa, especialmente los animados por motores más enérgicos, como corresponde a los “YoungTimers” más apetecibles

–              Land Rover, con sus Range Rover de cualquier generación

–              Mazda, con sus coupés RX7 de los noventa, exclusivos por su motor rotativo, y sus inmortales MX5

–              Mercedes Benz, con sus familiares 190 con motores enérgicos y con sus coupés SLK

–              MG. con su biplaza descapotable MGF

–              Mini, con cualquier modelo original con la carrocería creada por Alex Issigonis a mediados de los años cincuenta

–              Peugeot, con sus 206 GTI y sus 406 coupé, gracias al sello del carrocero Pininfarina

–              Porsche, con cualquier 911, que es uno de los valores incontestables para cualquier aficionado

–              Renault, con todos los modelos GT Turbo, Sport y RS, además de los primeros Espace

–              Saab, con sus modelos Turbo equipados con motores de gasolina de la marca, como corresponde al constructor pionero en la adopción de los turbos

–              Volkswagen, con sus GTI y con los cabrio derivados del Golf

–              Volvo, con sus rancheras más veteranas, sus coupés y sus descapotables