+34 932 540 160 info@ermevents.es

Al acabar la I Guerra Mundial, André Citroën se propuso convertirse en fabricante de coches y aplicar de manera firme los métodos de producción en serie del americano Henry Ford. Su carácter inquieto y su pasión por innovar le llevaron en más de una ocasión a dejar su tesorería bajo mínimos de una forma casi temeraria.

Andre citroen
Tras visitar las instalaciones de Renault en Billancourt quedó fascinado y no paró hasta conseguir renovar las suyas. Sin dejar que su sociedad se recuperara, decidió también crear un nuevo coche que rompiera con todo lo hecho anteriormente, tanto por él como por sus competidores, en busca de marcar la diferencia.
Citroën quiso incorporar todo lo último en su nuevo vehículo, pero un proyecto como este en el que se innova en todo, no es empresa fácil. El proyecto PV (Petite Voiture) que da origen al Avant, fue legado a André Lefèbvre proveniente del mundo de la aviación y que tras un breve paso por Renault se incorporó a Citroën.
La carrocería es obra de Flaminio Bertoni, escultor por aquel entonces novel en el mundo del automóvil y que años más tarde, junto a Lebèbvre, sería responsable del también mítico 2 caballos.
El Citroën Traction Avant fue el primer vehículo fabricado en serie con carrocería monocasco, en una sola pieza inseparable, lo cual suponía una importante reducción del peso y una mayor estabilidad al tener un centro de gravedad tan bajo. Su pintura anticorrosiva sentó precedente y fueron heredadas por el resto en adelante.