+34 935 159 833 info@ermevents.es

El motociclismo es uno de los deportes que más esfuerzo, paciencia y dedicación requiere por parte de aquellos que quieren intentar labrarse un nombre en esta disciplina deportiva. Como en toda competición, los rivales a los que se enfrentan son los mejores en sus diferentes países, por lo que el nivel siempre es exageradamente alto y hacerse un hueco se antoja una tarea realmente ardua.

Hubo un tiempo en el que, además de estas dificultades, se unía un hándicap extra para un segmento de personas que querían ser pilotos, las mujeres. Pero como en todo en esta vida, todas ellas han ido demostrando cómo con insistencia y aplomo se pueden derribar todos los muros –que han sido muchos- que se les pongan por delante. Una lucha en la que nuestras representantes conforman el mejor ejemplo posible de continua superación para conseguir dedicarse a lo que les gusta, montar en moto.

 

Elena-Rosell

Por empezar por la competición estrella, MotoGP, no fue hasta la temporada 2011 cuando apareció en escena el nombre de Elena Rosell. Jorge Martínez-Aspar le dio la oportunidad de debutar en el mundial como wild-card en Assen, y aunque no logró clasificarse para la carrera, su esfuerzo se vio recompensado en Aragón y Valencia, donde volvió a medirse con los mejores. Sus buenas actuaciones le valieron un manillar en el equipo QMMF Racing Team para la temporada 2012, con un 20º como mejor resultado en Malasia.

María Herrera en MotoMadrid

El testigo de Elena lo recogió Ana Carrasco, que en 2013 compitió en el Mundial de Moto3. Con un total de 9 puntos en la clasificación general, Carrasco firmó una espectacular octava posición en Valencia como mejor resultado. En 2015 hemos asistido a un hito histórico viendo competir en Moto3 a dos chicas gracias a María Herrera y Ana Carrasco, donde la primera ha sido capaz de puntuar en el GP de Catalunya y a la que ha sido todo un placer recibir en MotoMadrid en más de una ocasión.

Laia-Sanz

Pero el Mundial de Motociclismo no es la única disciplina en donde las chicas no sólo llaman la atención, sino que compiten en igualdad de posibilidades que sus compañeros de profesión. O sino que se lo digan a Laia Sanz, la mujer récord que no se cansa de dejar a todos los mortales con la boca abierta cada que vez que se mete de lleno en competición. A Laia, además, no le van los restos menores, sino que siempre apunta a lo más alto, y en su caso concreto, al Rally Dakar. Con seis participaciones a sus espaldas en el raid más duro del mundo, Laia ha conseguido finalizar en el top-10 en la edición de 2015, mientras que este año, en una carrera mucho más exigente, ha conseguido entrar en el top-15. Como gran piloto que es, también hemos tenido el placer de recibirla en MotoMadrid durante dos años seguidos.

Sandra-Gomez-1

En las competiciones de off-road también gozamos de una excelente representación, y uno de los mejores ejemplos es el de Sandra Gómez, que en 2015 consiguió conquistar ni más ni menos que el AMA Supercross femenino, probablemente la mejor competición del mundo de esta disciplina. Sandra asistió a MotoMadrid en la primera edición en 2010 y volvió en 2015 de la mano de la Comisión Femenina dentro de la Real Federación Motociclista Española (RFME) como cabeza de cartel en el espectáculo de trial.

Afortunadamente, hoy en día hablar de mujeres en el motociclismo ya no resultada nada sorprendente, sino que forma parte del día a día dentro de este magnífico deporte. El tesón que han empleado todas y cada una de las chicas por alcanzar las metas más importantes en sus respectivas competiciones ha favorecido a todo el deporte en su conjunto. Que a día de hoy seamos capaces de poder disfrutar de sus maneras encima de la moto y formando parte de los mejores certámenes del planeta es un motivo más que suficiente para sentirse orgulloso, porque a día de hoy las mujeres forman parte del pasado, presente y futuro del mundo de las dos ruedas y desde MotoMadrid seguiremos dándoles todo nuestro apoyo.