+34 932 540 160 info@ermevents.es

Nadie puede hacerse una mínima idea de lo difícil que puede resultarle a un joven piloto alcanzar el Mundial de MotoGP. Para llegar al Grand Circus no solo hace falta ser un gran piloto encima de una moto, también necesitas rodearte de un entorno que te permita competir con las mejores garantías posibles, y por qué no decirlo, unos padres que estén puestos a dejarlo todo porque su hijo o hija logre su sueño, competir con los más grandes.

María Herrera es un ejemplo muy claro de esta coyuntura tan volátil. La piloto de Oropesa recibió la pésima noticia –a poco más de un mes del Mundial- de que no iba a correr en 2016. Su equipo, el Husqvarna Laglisse, no podía asumir el coste que supone participar en la mejor competición del mundo de las dos ruedas, y el problema era de índole económico, algo que no entiende de talentos ni de merecimientos, sigue su propia lógica, la comercial.

Tocaba ahora ‘buscarse las habichuelas’, y María se dirigió a los test de Valencia de Moto3 para hablar con varios equipos y ver si era posible poder recalar en alguno de ellos. María es una piloto con muchísima proyección y un excelente porvenir por delante, más aún después de puntuar en 3 carreras el año pasado, su primera temporada en Moto3. Pero en todos los equipos le pedían patrocinadores y dinero en cantidades desorbitadas. Según fuentes autorizadas, esta cifra podía llegar al medio millón de euros.

Maria-Herrera-1

El RBA Racing Team, equipo en el que esta temporada competirán Juanfran Guevara y Gabriel Rodrigo parecía su última esperanza. Desde dicha formación había buenas intenciones por incorporar a María, KTM estaba dispuesta a ceder una moto más para la manchega y además Dorna se encargaba de ofrecerle una ayuda para que lograse competir. Sin embargo, hoy hemos sabido que esta posibilidad se ha diluido, de nuevo, por falta de dinero. El equipo le pide un patrocinio con el que alcanzar la cifra de 200.000 euros, algo muy difícil a día de hoy.

El infortunio se la volvió a jugar a nuestra piloto más prometedora. Pero ese caprichoso destino siempre acostumbra a dar una recompensa a aquellas mentes que luchan hasta la extenuación, como María. Finalmente la española estará presente en el Mundial y lo hará con el equipo de la temporada pasada, Laglisse. María ha conseguido reunir el dinero necesario para completar el mundial y lo disputará con mejor material que el año pasado, el que ella y su talento se merecen.

Maria Herrera en MotoMadrid 2015

Desde MotoMadrid tenemos una debilidad especial por María. Desde sus inicios en el CEV nos conquistó y viendo lo que ha sido capaz de hacer en su primera temporada mundialista nos da rabia verla en esta tesitura. Presente en los salones de 2014 y 2015, desde aquí queremos mandarle todo nuestro apoyo y suerte en esta nueva aventura mundialista tanto a ella como a toda su familia para que entre todos logremos que María haga historia en el Mundial como ya lo ha hecho en nuestros corazones.